¿Qué considera el Seguro Social como discapacidad?

La definición de discapacidad para el Seguro Social es muy específica.

El Seguro Social determina que una persona está discapacitada cuando:

  • No puede realizar ninguna clase "trabajo sustancial y lucrativo" a causa de una condición, o condiciones médicas; y
  • La condición, o condiciones médicas deben de haber durado, o se espera que duren por lo menos 12 meses consecutivos, o que se anticipe que darán como resultado el fallecimiento de la persona que las sufre.

La Administración del Seguro Social cuenta con dos programas que proporcionan beneficios por discapacidad: El Seguro Social Por Discapacidad (SSDI por sus siglas en inglés), y el Seguro de Ingreso Suplementario (SSI por sus siglas en inglés).

¿QUÉ TIPO DE AYUDA SE ENCUENTRA DISPONIBLE PARA INDIVIDUOS DISCAPACITADOS?

El programa SSDI entrega el pago de sus beneficios de la misma manera en la que se entregan los beneficios de jubilación, todo se maneja en base al historial laboral de la persona que los requiere. La regla de oro para calificar a los beneficios del SSDI, es haber trabajado durante los últimos 5 a 10 años, sin necesidad de que sean consecutivos, y que se tenga un impedimento físico o mental que cumpla con la definición de discapacidad indicada anteriormente. La Administración del Seguro Social cuenta con mucha información relacionada con este tema en sus varias publicaciones acerca de los Beneficios por Discapacidad. Las personas elegibles a recibir los beneficios SSDI también se hacen elegibles a recibir la cobertura de Medicare durante 24 meses a partir de la aprobación a recibir los beneficios del SSDI, o desde que se determina la elegibilidad, según lo decida la Administración del Seguro Social.

El programa SSI entrega el pago de sus beneficios a personas con discapacidades que no cuentan con el historial laboral requerido para calificar al programa del SSDI. Además, el programa SSI ofrece el pago de beneficios a personas mayores de 65 años de edad que no clasifican para recibir pagos de jubilación, o beneficios conyugales. Adicionalmente a los requisitos de discapacidad y/o edad, el Seguro Social determina la elegibilidad al programa tomando en cuenta los bienes, ingresos adicionales, y arreglos en materia de vivienda de cada individuo. Los beneficios proporcionados por el programa SSI son bastante reducidos, con un pago máximo de $721.00 registrado durante el año 2014. Si se reciben pagos de SSDI, o de jubilación, y estos son menores al monto máximo de los beneficios del SSI, el Seguro Social tiene la capacidad de combinarlos. La Administración del Seguro Social cuenta con mucha información relacionada con este tema en sus varias publicaciones acerca de los Beneficios del Seguro de Ingreso Suplementario (SSI).

El Seguro Social tiene la obligación de proporcionar sus beneficios de manera eficiente y rápida a quienes estén sufriendo de serias condiciones médicas. La mejor forma de acelerar el proceso para individuos sufriendo de enfermedades graves y ciertos tipos de cáncer es a través de la entrega de Bonificaciones Compasivas. La lista de enfermedades y condiciones que automáticamente hacen a un individuo elegible a recibir Bonificaciones Compasivas incluye más de 200 condiciones médicas.

¿Qué hago si creo que mi hijo o hija sufre de una discapacidad?

El Seguro Social maneja una definición bastante estricta de lo que significa la discapacidad en un menor de edad.

  • El, o la menor debe de sufrir de una condición, o condiciones físicas o mentales que seriamente limiten sus actividades; y
  • La condición, o condiciones médicas deben de haber durado, o se espera que duren por lo menos 12 meses consecutivos, o que se anticipe que darán como resultado el fallecimiento del menor que las sufre.

Los menores de edad (desde su nacimiento, hasta cumplir 18 años de edad) pueden obtener los beneficios ofrecidos por el Seguro de Ingreso Suplementario (SSI). Los requisitos para recibir los beneficios son sufrir de una discapacidad, y vivir en un hogar con ingresos y recursos limitados o nulos. La Administración del Seguro Social cuenta con mucha información relacionada con este tema en sus varias publicaciones acerca de los Beneficios Para Menores de Edad con Discapacidades.

¿Qué ocurre si soy un veterano militar? ¿Puedo recibir beneficios del Seguro Social?

Para los miembros del servicio militar, el proceso de reclamos por discapacidad al Seguro Social puede acelerarse a través del programa Wounded Warriors (Guerreros Heridos). Los beneficios ofrecidos a través del Seguro Social son distintos a los beneficios ofrecidos por el Departamento de Asuntos de Veteranos, y cada uno tiene una aplicación distinta.

El proceso acelerado está disponible para los miembros del servicio militar, que sufren de una discapacidad causada durante su servicio militar activo durante, o después del 1 de octubre del 2001, sin importar en donde ocurrió el evento que causó la discapacidad.

¿Qué hacer si rechazan mi solicitud de beneficios por discapacidad?

Si rechazan su solicitud para recibir beneficios por discapacidad, usted tiene el derecho de apelar. Usted puede representarse a sí mismo, pero posiblemente estaría en su mejor interés consultar a un abogado. Varias estadísticas muestran que las personas representadas por un abogado durante el proceso de apelación tienen más probabilidades de ser aprobados, en comparación de quienes se representan a si mismos.

Si su reclamo inicial ha sido rechazado, el primer paso en el proceso de apelaciones consiste en ingresar una Solicitud de Reconsideración. Usted puede ingresar esta solicitud en línea, o en persona en su oficina del Seguro Social local. Su reclamo debe de ser ingresado dentro de los primeros sesenta (60) días desde la fecha indicada en su notificación de rechazo.

Si rechazan su primera apelación, usted puede solicitar una audiencia ante un juez administrativo. Nuevamente, usted puede ingresar su solicitud a una audiencia en línea, o en su oficina del Seguro Social local.

Si el juez administrativo rechaza su apelación, usted tiene el derecho de presentar una Solicitud de Revisión. Si el Consejo de Apelaciones rechaza su solicitud, usted tiene el derecho de ingresar una queja ante la corte Federal.